06
nov
2013

Seguridad cardiovascular de las medicaciones para el TDAH

Publicado por: César Soutullo

La medicación para el TDAH no eleva el riesgo de muerte súbita ni eventos cardiovasculares graves (en pacientes que no tienen enfermedades cardiacas).

Muchos padres nos preguntan sobre el riego cardiovascular del metilfenidato y la atomoxetina, debido a varias alarmas recientes que han surgido.

Un artículo reciente de la revista de la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente revisa los estudios recientes (Olfson et al., 2012). Voy a intentar resumirlo.

Hay ya 5 estudios publicados (en 2007, 2009, 2009, 2011 y 2012) con números muy altos de pacientes que no han encontrado riesgo aumentado de muerte súbita ni eventos cardiovasculares graves asociados al uso de estimulantes o atomoxetina en pacientes con TDAH.

Los estudios están hechos en muestras de pacientes que son tratados en diferentes sistemas sanitarios y las muestras incluyen muchos pacientes: 55.383, 20.000, 241.417, 1,2 millones, y 171,126. En total: ¡¡1,68 millones de pacientes tratados!!.

  • Los 5 estudios tienen resultados similares y no hay asociación entre el uso de estimulantes o atomoxetina y un aumento de eventos cardiovasculares (muerte súbita, angina de pecho, isquemia cerebral transitoria, taquicardia, palpitaciones o síncope).
  • El riesgo que supone tomar las medicaciones es similar al riesgo en los controles sanos y al de hacer ejercicio.
  • En el estudio más reciente (2012), donde se incluyeron a 304.310 personas/año tratadas, hubo 1 evento cardiovascular cada 2.978 años de tratamiento. Tampoco había aumento del riesgo si el paciente había sido tratado en el pasado (1 evento cada 890 años de tratamiento).
  • La incidencia de eventos cardiovasculares fue de 0,3 por 100.000 años de tratamiento y de 0,5 por 100.000 años en los sujetos no tratados, es decir, incluso menor en los pacientes tratados.

Las recomendaciones de las Guías Clínicas son:

1) Cuando a un niño sin patología cardiaca ni historia familiar de muerte súbita se le inicia tratamiento con estimulantes o atomoxetina, NO es necesario hacerle un Electrocardiograma (ECG), aunque sí hay que tomarle el pulso y la tensión arterial

2) Si el niño presenta síntomas como mareos, desmayos, palpitaciones, sensación de ahogo, dolor en el pecho o síncope (en reposo o durante el ejercicio), debe ser visto por un cardiólogo, que hará una exploración física, ECG, y Ecocardio. Si los resultados son normales, el niño puede seguir tomado el tratamiento

3)  Si un niño tiene historia de cardiopatía, debe ser visto por un cardiólogo antes de iniciar el tratamiento del TDAH (un ECG normal no es suficiente).

Olfson M et al. Stimulants and cardiovascular events in youth with ADHD. J Am Acad Child Adolesc Psychiatry, Vol 51 (2):147-156, Febrero 2012.

  Leer más
Compartir en: