27
ene
2016

Un debate artificial. Artículo de Fulgencio Madrid para Cuadernos de Pedagogía

Publicado por: XLI design+thinking

La prestigiosa revista Cuadernos de Pedagogía acaba de sacar a la calle un monográfico titulado “El TDAH ¿existe?” para el que solicitó hace meses una colaboración al jurista Fulgencio Madrid, Presidente de FEAADAH.
Aunque este ejemplar aún está a la venta en los quioscos y en su versión digital, www.cuadernosdepedagogia.com, se nos ha autorizado la publicación abierta de dicha colaboración, el artículo titulado “Un debate artificial”.
Invitamos a nuestros lectores a su lectura, así como a la del resto de opiniones recogidas en la revista, sobre los síntomas, la complejidad del diagnóstico, la medicalización de las relaciones con los niños, etc. Un enfoque plural que no elude la controversia actual en torno al TDAH, para que cada lector saque sus propias conclusiones.

Un debate artificial

“Un debate artificial”. Fulgencio Madrid, Cuadernos de Pedagogía

 

 

  Leer más
Compartir en:
 
 
01
dic
2015

Carta abierta a Els Joglars

Publicado por: Fulgencio Madrid

Estimado Señor D. Ramón Fontseré.

Mi nombre es Fulgencio Madrid Conesa y le escribo como Presidente de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad.

En primer lugar quiero manifestarle mi reconocimiento por el excelente trabajo realizado por Els Joglars a lo largo de su prolongada trayectoria.

Los aficionados al teatro y la ciudadanía en general debemos sin duda estar sinceramente agradecidos por su contribución constante al enriquecimiento, la renovación y el compromiso del teatro con la cultura y con la realidad de nuestro país. Y ello no solo en la época en la que la ausencia de libertad hacía especialmente difícil, y por tanto radicalmente necesaria, la presencia del teatro en nuestras vidas, sino también en este tiempo en el que el teatro y su gente se enfrenta a otros retos que requieren asimismo de su valentía y de su diálogo intenso con la sociedad. Diálogo que solo puede ser fructífero desde la más absoluta libertad de sus planteamientos pero también con la mayor sensibilidad, como siempre han puesto de manifiesto los montajes de Els Joglars, hacia las personas y grupos que sufren las diferentes formas de marginación, indiferencia o humillación que, desgraciadamente, parecen querer ser consustanciales a la convivencia social.

Por ello creo que debo compartir con usted la tristeza y, ciertamente, también el malestar que ha producido la forma en que se realiza el acercamiento al TDAH en su obra “VIP” en las personas afectadas por el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH), sus familias y otros grupos concernidos por la problemática de este trastorno que han asistido a la representación de su obra en diversas ciudades de nuestro país. Así como en muchas otras personas que no han asistido a las representaciones pero que han tenido conocimiento a través de los diversos canales de comunicación.

Desde las asociaciones de ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad no pretendemos bajo ningún concepto dictar instrucciones ni criterios sobre cómo se debe abordar la problemática de las personas que padecen TDAH. Y, por supuesto, creemos que el humor y la ironía no deberían tener más límites que los debidos por el respeto a la humanidad de toda persona y por el imperativo de excluir la humillación de los semejantes como forma de establecer la complicidad con el público.

Es con estas premisas que me pongo a su disposición para hacerle llegar la realidad de las personas con TDAH en nuestro país. La que viven los escolares que sufren discriminación por padecer un trastorno sobre el que se pretende establecer un debate acerca de su existencia que carece de cualquier tipo de apoyo en la literatura científica. Y sobre el que demasiados integrantes de la comunidad educativa carece de una mínima formación. Una discriminación que los aboca al fracaso escolar, pero también a la aparición de otros daños de difícil reparación, a veces en forma de otros trastornos como la depresión, la ansiedad o los problemas graves de conducta.

Y también la realidad de sus familias; de los profesionales de la educación comprometidos con el reconocimiento de los derechos de este alumnado; de los profesionales de la salud, que cada vez son más conscientes de la necesidad de abordar de forma temprana y rigurosa el diagnóstico y el tratamiento de este trastorno e incluso de los profesionales del derecho y la criminología que también están ayudando a visibilizar las consecuencias más terribles de no reconocer a tiempo los riesgos de no actuar cuando todavía es posible para evitar que el potencial destructivo del TDAH se materialice, arrasando la vida de mucha gente.

Con la más absoluta confianza en su comprensión así como en su respuesta a esta carta quedo a su disposición para dialogar sobre el TDAH y la vida de las personas que lo padecen.

Un cordial saludo
Fulgencio Madrid
fmadridconesa@gmail.com

P.S. Está carta también se publica en el Blog Conocimiento Compartido del Portal de la Federación Española de Asociaciones de Ayuda al Déficit de Atención e Hiperactividad (www.feaadah.org), para que sea conocida por las muchas personas que se han dirigido a la Federación solicitando nuestra opinión y nuestro apoyo así como para su difusión en la comunidad de afectados por TDAH, sus familias y la ciudadanía interesada.

Esta carta fue enviada vía web a la atención del director del grupo teatral Els Joglars.

  Leer más
Compartir en:  
25
may
2015

TDAH EN LA INFANCIA, TDAH EN LA EDAD ADULTA. EL MISMO TRASTORNO, ¿ESTRATEGIAS DISTINTAS?

Publicado por: Carmelo Pérez García

Cuando se ha trabajado mucho tiempo con niños afectados por el TDAH y se han empleado como profesional muchas estrategias para ir solucionando las dificultades que se encuentran, y se empieza a trabajar con adultos, una de las cosas que se evidencia es que, aunque los ámbitos en los que se desenvuelven las personas son distintos, las dificultades que se encuentran son tan similares, que muchas de las estrategias o al menos el diseño de estas, es el mismo.

Es cierto que la sintomatología del TDAH en el adulto es más severa y explícita en algunos de los síntomas nucleares (déficit de atención, control de impulsos) y más encubierta e implícita en otros (hiperactividad), ya que la propia actividad que desarrollan los adultos es también distinta y diversa, y por lo tanto las dificultades aparecen más patentes y mínimamente adaptadas a las situaciones en donde la persona se desenvuelve habitualmente.

Esto me ha llevado a probar y comprobar el funcionamiento de estas estrategias en una de las cuestiones para mí más importante a la hora de comenzar una terapia, como es el reforzar la autoestima que tan necesaria es para que la persona afectada por el TDAH, y que aparece muy maltrecha y deteriorada cuando una persona se decide a solicitar terapia.

A los niños con Trastorno de Déficit de Atención (TDAH), es más que probable que se pase mucho tiempo señalándoles sus puntos débiles y buscando la manera de reforzarlos. No es malo tratar de corregir la impulsividad, la desorganización o la falta de concentración de los niños. De hecho, para los padres es importante hacerlo. Pero centrarse demasiado en las limitaciones de los hijos puede afectar a su autoestima.

Los niños a quienes continuamente se les llama vagos (o cosas peores) pueden llegar a desanimarse hasta el punto de no intentar hacer aquellas cosas que se les dan bien y les gustan –o ni siquiera darse cuenta de cuáles son. Como todo el mundo, los niños y niñas con TDAH tienen sus virtudes y sus aficiones. Pero les costará averiguar cuáles son si sus padres y profesores están siempre castigándoles y reprendiéndoles.

Si nos fijamos en todos los mensajes que un niño con TDAH recibe a lo largo de un día, y a lo largo de los días, encontraremos que continuamente se le hace ver con claridad todas las cosas que “no puede hacer”: no puedes leer bien, no puedes prestar atención, no puedes quedarte quieto, no puedes hacer los deberes correctamente y a tiempo… A veces incluso es peor, se cambia el “no puedes” por el “no quieres”, añadiéndole una intencionalidad culpabilizadora altamente injusta y perjudicial. Al final todo el mundo sabe del niño lo que no sabe hacer; el acaba decepcionado, confundido y furioso por su fracaso.

No se trata de evitar criticar al niño, sino de compensar las observaciones negativas con ánimos y elogios por lo que haga bien. “Las personas con TDAH mejoran sus posibilidades de éxito cuando se centran en sus talentos naturales (aquello en lo que habitualmente consigue buenos resultados) y desarrollan un plan para hacer esos talentos aún más fuertes”, dice David Giwerc, entrenador de TDAH (y persona con TDAH) de Slingerlands, Nueva York. “No conozco a nadie que haya salido adelante tratando de eliminar sus debilidades. Pero tengo un montón de clientes, amigos, familiares y colegas que han madurado y salido adelante insistiendo en sus puntos fuertes”.

Se trata de animarle a evaluar sus intereses y fortalezas, y avanzar a partir de ahí. Una cosa es decir que las personas con TDAH deben centrarse en sus fortalezas y otra llevar a la práctica ese consejo. Hay que prestar mucha atención a lo que el niño disfruta haciendo y le sale bien, y a todas las circunstancias que contribuyen a su éxito y felicidad.

Hay que tratar de determinar qué es lo que el niño parece inclinado naturalmente a hacer y a qué saca provecho. No es que se anime a los padres a ignorar las debilidades del niño, pero si un niño llega a casa con las notas y son todo Sobresalientes y un Muy Deficiente, ¿en qué nos fijamos? Probablemente en el Muy Deficiente. Si es así, el mensaje que se envía es que es más importante lo que se ha hecho mal que lo que ya se ha hecho bien, y eso es muy injusto.

Los padres y los maestros deben hacer una labor de búsqueda y descubrimiento de aquellos microobjetivos que consiga; de “pillarle” en sus logros por pequeños que sean, para, basándose en ellos, aplicar refuerzo y reconocimiento, producir autoestima y motivación para continuar intentando otros objetivos.

Este proceso de “descubrimiento” debe comenzar incluso antes de que el niño empiece a mostrar preferencias o habilidades especiales. El primer paso es creer de verdad que el niño tiene fortalezas, que el éxito es posible, a pesar de (o a causa de) su TDAH.

Además ponerle las cosas fáciles para que las consiga, ayuda a que alguna vez alcance algún objetivo, por pequeño que sea, y ese logro le proporcionará la dosis de autoestima necesaria para que su motivación se active. Dividir los objetivos grandes, difíciles de alcanzar y en los que es fácil fracasar, en objetivos pequeños, fáciles de conseguir y en los que se puede tener éxito. Hay que hablar con el niño y averiguar lo que realmente le gusta hacer, incluso si no parece tener nada que ver con vuestra idea de éxito. Si a los niños con TDAH no se les enseña a concentrarse en sus fortalezas, será mucho más difícil que consigan y experimenten el éxito.

Hay que ayudar a los niños a aprovechar al máximo sus capacidades, fortalecer sus puntos fuertes. No hay que tener miedo de intentar muchas cosas, analizar lo que funciona y lo que no, y ser consciente de que las fortalezas pueden cambiar con el tiempo.

Si esta estrategia de actuación es importante en la infancia, igualmente es necesaria en la edad adulta; el adulto con TDAH necesita también que se le reconozca lo que hace bien, porque poner el foco constantemente en su errores y fracasos, en sus debilidades, en sus “no sabe hacer”, provoca un alarmante descenso de la autoestima, una sensación de desasosiego y ansiedad profunda y una ausencia de motivación preocupante.

Y efectivamente la estrategia de actuación también contempla las mismas tácticas:
– buscar los logros (o “micrologros”), y aplicar refuerzo y reconocimiento.
– enseñarle a descubrir sus capacidades, sus puntos fuertes.
– recomendarle que en su organización y actividades, se lo “ponga fácil”.

Con frecuencia es difícil para las personas que conviven con el adulto con TDAH encontrar motivos para reconocerle logros, aplicarle refuerzos; lo mismo que ocurre con el niño; más cuando en el adulto las consecuencias de sus repetidas actuaciones poco adecuadas suelen ser de mayor calado y provocar un progresivo cansancio de las personas con las que convive; es por lo que en el trabajo terapéutico se suele buscar la alianza de personas cercanas afectivamente que puedan hacer esta labor y se trabaja también el autorrefuerzo, ya que sin un “motor de creación de autoestima” la labor terapéutica se torna extremadamente complicada.

ARTÍCULO COMPLETO EN PDF

 

  Leer más
Compartir en:  
19
feb
2015

¿ERES TÚ, SOY YO O ES EL TDAH ADULTO?

Publicado por: Carmelo Pérez García

¿ERES TÚ, SOY YO O ES EL TDAH ADULTO?
“Cómo parar la montaña rusa cuando tu pareja tiene un Trastorno por Déficit de Atención”
Gina Pera
PSYLICOM Distribuciones Editoriales , 2014

Desde que leí el título de este libro me atrajo la idea de leerlo; en su subtítulo incluye una de las metáforas más ingeniosas para definir la situación de desconcierto y alarma, con la que acuden la mayoría de los adultos que acuden a consulta, cuando la sintomatología que presentan empieza a ser tan disruptiva en sus vidas que todo empieza a desorganizarse y a provocar una situación vivida con preocupación y sufrimiento.
A la hora de trabajar con un adulto con TDAH es útil y necesaria la complicidad y apoyo de una persona cercana y consciente de la problemática, que ayude la labor terapéutica aportando las funciones de autocontrol, recuerdo y empuje, entre otras, de las que la persona afectada carece. Esta ayuda la buscamos y la encontramos los terapeutas muchas veces en la propia pareja, y es por esto que este libro también rinde su preciso reconocimiento a esta extraordinaria labor, que a veces es tan difícil de llevar a cabo.
Este es un libro que aporta a partes iguales información, experiencias, estrategias y también esperanza a todas las parejas adultas que se enfrentan con el TDAH. Como la propia autora escribe en la introducción “no podemos permitirnos seguir con una mentalidad propia del siglo XVIII, promulgada por un sistema de salud indiferente o por las estupideces de los teóricos de la conspiración psiquiátrica, que se expanden por Internet como los virus”.
Basado en los datos reales de las terapias de la autora, y sumamente ilustrado y apoyado en ellas, ofrece datos sólidamente comprobados, confirmación y apoyo.
Partiendo de una explicación clara y nítida de en qué consiste el trastorno, tanto a nivel neurológico como conductual; apoyada en casos reales y no en formulaciones teóricas; pasa posteriormente a proponer y explicar de forma exhaustiva alternativas y “estrategias de éxito” para el manejo del trastorno. Estas estrategias abordan todos los aspectos relacionados con el TDAH y su afrontamiento por parte del pareja, desde la necesaria y a veces difícil aceptación del trastorno, hasta la comprensión del papel de la medicación; dedicando una necesaria y especial atención al cuidado del miembro familiar que convive con el TDAH.
Sus exhaustivas explicaciones están hechas en un lenguaje muy asequible, acudiendo en ocasiones a metáforas ingeniosas y muy clarificadoras y sobre todo, apoyándose continuamente en los relatos de las personas afectadas; tratando de hacer entender que existe otra alternativa a la hora de afrontar la problemática que el TDAH causa en la pareja distinta a soportarlo, distanciarse o marcharse: “ cuando la pareja aprende sobre el TDAH y trabaja en común para afrontar los síntomas problemáticos, la vida mejora de forma espectacular”.
Este libro puede ayudar a muchas personas a eliminar las etiquetas, los juicios erróneos, los pensamientos automáticos erróneos o los reproches, y sustituirlos por la compasión, las respuestas positivas y la esperanza.

Carmelo Pérez García
Psicólogo Clínico

  Leer más
Compartir en:  
12
nov
2014

¿Y si mejor no es suficiente?

Publicado por: Javier Quintero

Cada vez sabemos más sobre el TDAH y, además, cada vez tenemos más recursos que han demostrado su eficacia para ayudar a niños, adolescentes y adultos con TDAH y a sus familias. Es notable el avance con respecto a lo que podíamos pensar y conseguir hace tan solo una década. Quizás la pregunta ahora es: si sabemos más y tenemos más recursos ¿por qué nos conformamos con los mismos objetivos terapéuticos de antaño?

Cada vez somos más los clínicos que pensamos que se debe trascender al control de los síntomas nucleares del TDAH. Sin duda es clave el control de los síntomas principales del trastorno como son la inatención, hiperactividad e impulsividad; son la puerta de entrada para el resto de las disfunciones asociadas. Pero en muchas ocasiones, el mero control de estos síntomas no conseguirá una mejoría global en la evolución. Además del control de los síntomas antes mencionados, el niño con TDAH tiene que mejorar en su funcionamiento en la escuela, sus relaciones sociales y su actitud en casa. Y también ha de construir una correcta autoestima y un correcto autoconcepto, como mejor garantía para un desarrollo armónico y saludable que le permita transitar por las diferentes etapas de la vida de la manera más segura posible y afrontando los retos que se le presenten.

La mejor manera en la que me gusta definir el TDAH es como un factor de riesgo evolutivo. El TDAH carecería de la importancia que tiene si no fuera porque pone en riesgo el desarrollo del que lo padece; el desarrollo conductual, de su potencial de aprendizaje, de su interacciones sociales,… con la potencial repercusión que eso puede conllevar. Y sin mencionar las comorbilidades u otros trastornos asociados al TDAH, que tan frecuentes son en esta condición.

Pues creo que ha de ser ahí donde debemos fijar los objetivos de la intervención en el TDAH: ver el futuro como el objetivo principal. En una analogía con el Atletismo, tratar el TDAH sería más bien como correr un maratón, aunque con sus obstáculos, mientras que muchos lo plantean como una carrera de velocidad. El objetivo sería entonces llegar lejos y no tanto llegar rápido, definiendo los objetivos a corto, medio y, sobre todo, a largo plazo. Para poder fijar bien esos objetivos, se puede partir de la formulación individual, que no es más que comprender a cada niño, adolescente o adulto con TDAH como algo único, con sus carencias, pero también con sus talentos, con sus dificultades, pero también con sus fortalezas. Integrado en un contexto familiar, escolar y social, con el que interactúa de manera constante y que deben aparecer en nuestro análisis de situación.

Lo anteriormente mencionado quizás se pueda ver mejor con un ejemplo: varón de 11 años con TDAH. En su vida la mayoría de las cosas no le marchan bien, en el colegio las notas no son buenas, la profesora le regaña con frecuencia por “distraerse” en clase y no hacer los deberes, y, en casa, las discusiones son habituales por las dificultades a la hora de hacer las tareas, a las que dedica gran parte de la tarde. Tan solo funciona en un aspecto, juega al fútbol y lo hace muy bien. Entrena en un equipo y juega los fines de semana; es la única parte de vida en la que se siente respetado y valorado y que aporta valor positivo a su autoestima. Hasta que a alguien se le ocurre “quitarle” del fútbol, como consecuencia de no cumplir con las obligaciones escolares. “Hasta que  no apruebes, no vuelves al equipo”. La consecuencia fue la contraria a la esperada: notable empeoramiento en todos los aspectos, incluido el personal y social, que hasta entonces funcionaban bien, además del académico. Probablemente no se valoraron de manera global las necesidades de este chico, el valor de “jugar al fútbol”, no se trabajó suficientemente con los padres el entender qué es el TDAH y cómo hay que trabajar los refuerzos positivos en lugar del “castigo”.

Debemos entender que cada paciente con TDAH tiene sus dificultades y sobre ellas habrá que trabajar, pero también que hay aspectos que funcionan y esos los debemos proteger.

  Leer más
Compartir en:  
04
ago
2014

“No cualquier niño movido o contestón es TDAH”

Publicado por: Piedad Guillén

lorenzoypiedad_pp

ENTREVISTA A LORENZO ANTONIO HERNÁNDEZ PALLARÉS
Se considera tímido de base. Sin embargo, cuando habla del TDAH se mueve como pez en el agua. Su experiencia con alumnos y su convivencia con un niño acogido con TDAH lo avalan. Estamos hablando del profesor Lorenzo Antonio Hernández Pallarés, psicólogo y psicoterapeuta clínico, que dirige el primer equipo específico para TDAH en la Región de Murcia.

¿Cuándo oyó hablar por primera vez sobre el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)?
Tendría como 23 años cuando monté mi gabinete y empecé a trabajar en un colegio. Allí hice mi primer diagnóstico de lo que ahora creo debió de ser uno de los primeros casos en la Región de Murcia. El contacto con las asociaciones de afectados fue cuando realicé un acogimiento familiar, por el año 97.

¿Cómo se percibe un alumno con TDAH dentro del aula?
El TDAH es un trastorno con mucha variabilidad. Digamos que, al final, hay casi dos líneas de TDAH muy diferentes. El primero, impulsivo. Esos casos son más fáciles de detectar, presentan conductas fuera de norma o conductas destructivas. Y luego están los que son inatentos puros, es como si estuvieran ausentes de la tarea, no se centran, tienen memoria solo sobre la última tarea. Pasan por despistados o desmotivados, aunque en realidad no se deba a su falta de atención o desmotivación. Los ves juntos y no te puedes imaginar que tengan el mismo trastorno; de hecho los casos de inatentos suelen darse  más en niñas.

A los profesores les cuesta mucho reconocer el segundo tipo; el disruptivo les cuesta menos. De hecho, te dicen “ese niño presenta un TDAH” si es movido, cuando a mí me cuesta muchas pruebas y derivarlos a Salud Mental… Y entras a una clase y de cualquier niño movido, que no sea normativo, te dicen que presenta TDAH, cuando en realidad no es así, no lo es. No cualquier niño movido o contestón es TDAH.

¿Es fácil identificar a los que presentan hiperactividad y a los que no?
Los  niños varones de cuatro años se suben a los árboles y son irreflexivos y no por ello hablamos de hiperactividad. El diagnóstico por eso es clínico e interprofesional. No es fácil, puesto que no hay marcadores, tiene que contarse con la opinión consensuada de diversos profesionales que actúan en más de un ámbito. Por ejemplo, hay niños que con un profesor son hiperactivos y sin embargo con otro están tan centrados que no tienen movimiento ni son disruptivos. Esos son los que tendríamos claro que no presentan TDAH.

EL TDAH se tiene que manifestar siempre y en todos los ámbitos: familiar, social, etc. Y además, ciertos trastornos de la ansiedad también pueden provocar un sintomatología parecida y no tienen por qué ser casos de TDAH.

 ¿Cómo se debe enseñar a un niño con estas dificultades especiales?
El hacer calendarios, horarios y llevar alertas les ayuda mucho. Es bueno que tengan un software para acordarse de ciertas cosas. Una agenda personal también ayuda, ya que a través de ella el profesor y los padres controlan. Y relojes con alarmas.

Ellos viven en un eterno presente, no tienen conciencia del pasado ni del futuro… El problema es que está bien vivir el momento, pero si no me doy cuenta de que he prometido algo -no pegar a mi compañero, ordenar mi mochila, cumplir con el horario- me expulsan de clase. No son conscientes de las consecuencias de sus actos. Por eso es bueno hacer ejercicios de reflexividad. Por ejemplo, preguntarles: “¿Qué pasaría si un niño te empujase en el pasillo?”.

Son muy importantes además las adaptaciones metodológicas en la evaluación, pues son de obligado cumplimiento. Quien decide el carácter de las adaptaciones son los orientadores por medio del informe psicológico. Hay diversas formas de adaptación: exámenes orales, o, en matemáticas, dejarles usar la calculadora, entre otros. Hay que recordar incluso que el inglés suele ser una dificultad para los casos de TDAH que también presentan dislexias (dificultades asociadas con la lectura).

Son muchos los sentimientos que generan las dificultades en el aprendizaje de estos alumnos. ¿Cómo se puede mejorar su calidad de vida en el aula?
Son tantas las cosas que podemos hacer… Por ejemplo, a nivel conductual indudablemente se debe trabajar la respiración, técnicas de relajación, habilidades sociales. Una de las disfunciones ejecutivas del TDAH es que todos estos alumnos tienen una inmadurez en el área prefrontal, lo que sería la CPU (Unidad Central de Procesamiento)  del ordenador , es decir, lo que sería la parte prefrontal, que es la que se encarga de la organización y mide atención, planificación, control inhibitorio, memoria de trabajo, flexibilidad. Todo esto es lo que hace que una persona sea ordenada, pero en realidad lo que les sucede es que esta parte del cerebro es inmadura y no ejecutan bien las cosas.

A nivel escolar se pueden trabajar muchas de ellas con autoinstrucciones (cómo tengo que hacer el seguimiento de algo); las autoinstrucciones tienen que ver con el pensamiento interior ya que los estudiantes con TDAH no tienen voz interior. No han interiorizado una parte de sí que reflexiona o piensa antes de actuar.

No se sabe por qué no los niños con TDAH no interiorizan el pensamiento. Tienen una dificultad enorme a nivel verbal, no te saben explicar qué es lo que hacen. De ahí que sean tan importantes las autoinstrucciones.

¿Cómo se debe afrontar la relación con los padres de estos alumnos?
Hay todo tipo de padres. No hay un perfil. Yo creo que lo importante es que sean conscientes de que su hijo tiene un trastorno; lo que hay que hacer es visibilizar  el problema y no sentirse culpables.

Muchas veces se sienten avergonzados con los alumnos con TDAH más disruptivos. Por lo que es necesario ponerle nombre y causa para encontrar herramientas para trabajar con ellos. El papel de los padres sí que es definitorio para la gravedad del trastorno. Si se trabaja bien, hay una mejoría, y si se trabaja mal, hay un empeoramiento. Sin que esto sea culpabilizar a los padres.

Hablemos de su autoestima. ¿De qué forma se puede ayudar a mejorar la autoestima de estas personas?
Saber que es algo de tipo neuropsicológico. No culpabilizarse. Hay algo que está en mis genes y en mi propio funcionamiento, que está haciendo que yo sea así. Así, primero, no me culpabilizo, y segundo, tomo medidas. Por ejemplo, tomar medicación. Nadie se cuestiona con una enfermedad crónica como la diabetes si debe tomar medicación.

Hay estudios que lo afirman. Sube un poco el fracaso escolar, pero si se trabaja con ellos mejoran. El alumno con TDAH tiene una capacidad de volver a funcionar de una forma normativa. Y ellos tienen que saber que, aunque es un trastorno grave, tiene paliativos y compensaciones.

¿Estamos en la Región de Murcia ante una escuela inclusiva? (Entendiendo escuela inclusiva aquella en la que “todos los alumnos se benefician de una enseñanza adaptada a sus necesidades educativas especiales o dificultades de aprendizaje”).
Estamos quizá ante una de las comunidades autónomas más inclusivas. Ahora, por la LOMCE, se está elaborando legislación y se están fijando en Murcia. Lo fundamental es  conseguir que en todos los centros se lleven estas medidas a cabo.

¿Cómo abordan en su centro todo lo relacionado con el TDAH?
Somos un equipo específico. Nos encargamos de todos los niños no universitarios con TDAH; están bajo nuestra intervención. Con dificultades de aprendizaje son casi unos 12.000 alumnos. Nos encargamos de los casos que han empeorado, cuando surge un problema…

Por ser un diagnóstico complejo hay un protocolo de derivación, hay planes de investigación con la Universidad de Murcia, hay planes de formación, colaboramos con las asociaciones ADAHI, ADAHI Molina,… Con todos los profesionales intentamos organizar la respuesta académica.

¿Qué queda por hacer?
Yo creo que hay que ir de misioneros; es como un juego de rol en el que vas consiguiendo centros, familias… Lo que falta es llegar a todos, suprimir muchos de los mitos sobre la inexistencia del TDAH. Es verdad que queda mucho trabajo para mejorar los diagnósticos y conciencia social. Y ahora con la LOMCE habrá que ver las adaptaciones con el inglés, la gramática…

Faltan recursos, ya que hay grupos específicos que atienden a menos de la mitad, y son recursos insuficientes. Digamos que los alumnos con TDAH están en desventaja. Andamos muy desbordados y somos la única región donde hay un equipo específico para esto.

Yo creo que la mentalidad de los padres y las familias es que se deben ganar al profesor como aliado. Y que si las cosas se hacen mal habrá que cambiarlo. Sin pensar que el sistema educativo discrimina. Se oyen más las voces descontentas y faltaría que los padres y profesores contentos con el sistema tengan  peso y todo tiene que pasar con la colaboración, ya que el afectado vive tantas horas reales con el profesor como con los padres.

Las críticas nunca se deben de hacer en presencia de los niños. El alumno con TDAH, cuando sale adelante, es por un trabajo cooperativo, la cooperación es la base de la intervención y de la solución.

“El alumno con TDAH, cuando sale adelante, es por un trabajo cooperativo. La cooperación es la base de la intervención y de la solución”.

  Leer más
Compartir en:  
26
jun
2014

V Congreso Nacional del TDAH: Una Mirada Hacia el Futuro

Publicado por: José J Bauermeister

Quisiera compartir con ustedes mis experiencias en el V Congreso Nacional de TDAH organizado por TDAH Cataluña, celebrado del 16 al 18 de mayo en Barcelona.

Este fue un Congreso con una mirada al futuro y de  innovaciones y sorpresas. Paralelamente se celebró el Congreso Junior, con una serie  de talleres y actividades al cual asistieron niños y adolescentes afectados por el TDAH y sus hermanos. El Congreso se inauguró con la llegada totalmente inesperada de  personajes de la Guerra de las Galaxias,  quienes invitaron a los jóvenes a unírseles  mientras la inauguración del congreso seguía su   curso.

Disfruté mucho el balance entre  el número de conferencias formales sobre temas científicos de actualidad y  tertulias acercas de las consecuencias sociales del TDAH, el TDAH y aprendizajes, y el manejo emocional y estratégico del TDAH. Estas tertulias facilitaron un intercambio de información dinámico entre contertulios y los asistentes. Me impresionó la calidad de las ponencias por destacados investigadores,  y el balance  logrado entre los contenidos teórico-científicos y clínico-aplicados de las presentaciones. Tuve la oportunidad de presentar una conferencia en la que además de documentar la validez histórica y empírica del TDAH  y su heterogeneidad,  discutí cómo  los niños y adolescentes afectados lo perciben y lo sienten. Participé también en una tertulia en torno al torbellino emocional de los niños y jóvenes con el diagnóstico, y en otra acerca del coaching  educativo en la escuela.

El Congreso tuvo magia. Terminó nuevamente con una actividad inesperada de cierre del Congreso: “castellers”, torres humanas catalanas para simbolizar que juntos podemos llegar muy alto. Felicito a los organizadores del Congreso, muy en particular a su presidenta, la señora Elena O’Callaghan, al comité organizador, y a las entidades colaboradoras que apoyaron esta importante actividad.

  Leer más
Compartir en:  
14
may
2014

¿Por qué se meten en tantos líos? 5º Congrés Nacional TDAH. Barcelona

Publicado por: Maite

Este fin de semana es el 5º Congreso Nacional de TDAH en Barcelona. Hace unos meses me propusieron participar y no lo dudé. Creo que va a ser un momento inmejorable para compartir conocimientos y aprender más sobre el TDAH.

Mi participación comenzará como moderadora de una tertulia el sábado: ¿Por qué se meten en tantos jaleos? (17:30 a 19:00). En ella, compartiré mesa con Rosa Bosch, Mariano Trillo y Mª Jesús Mardomingo. Partiremos de algunas preguntas, inquietudes, que surgen en el día a día, como: ¿por qué siempre es él/ella?, ¿es que no sabe estar callado/a?… Intentando dar respuesta y aclarar las razones y causas.

El domingo tengo la suerte de trabajar con adolescentes de 16 a 18 años. Les daremos voz, les daremos el espacio necesario, para que sean ellos los que nos expliquen lo que necesitan, tanto de los profesores como de sus padres.

Es importante acudir, es necesario como padres, como profesionales pero sobre todo y en definitiva… porque ellos, los niños/as, adolescentes y adultos…. nos necesitan…

¡¡¡¡Hasta el viernes!!!!

 

  Leer más
Compartir en:  
14
may
2014

V CONGRESO TDAH -BARCELONA 2014

Publicado por: Carmelo Pérez García

El próximo fin de semana ( 16-18 de Mayo de 2014) se celebra el 5º Congreso Nacional de TDAH en Barcelona, organizado por TDAH Catalunya en coordinación con FEAADAH.
Quiero traer aquí como nota original y distintiva de este Congreso el desarrollo, de forma paralela, de un Congreso Junior para los niños, niñas y adolescentes, verdaderos protagonistas y a la vez sufridores de este trastorno.
Dentro de este Congreso Junior voy a disfrutar un rato con los más pequeños ( 8-11 años) con un taller de autoestima, en el que pretendo jugar un rato con ellos y ellas estimulándoles a descubrir las cualidades y características positivas que cada uno tiene, reconocer lo que cada uno hace bien y compartir sus sentimientos con los demás comprobando la satisfacción que esto produce; espero divertirme mucho y que ellos también lo hagan saliendo todos con la mochila muy cargada de autoestima.
Dentro de las actividades del Congreso adulto voy a coordinar una tertulia, en la que charlaré con la Dra. Anna Sans, la pedagoga Ana Ávila y el Dr. Alberto Fernández Jaén sobre una pregunta muy habitual y recurrente que a menudo padres, madres y docentes hacen, referente a los niños y niñas con TDAH : ¿por qué les cuesta tanto aprender?.
Reflexionaremos sobre este tema, los profesionales intentaremos dar respuesta a algunas cuestiones relativas a esta cuestión, cada profesional desde su ámbito de actuación, y posteriormente los asistentes a la tertulia también podrán hacer preguntas a los contertulios sobre el tema propuesto.
Estoy seguro que este Congreso va a significar para todas las personas asistentes, niños, niñas y personas adultas, una aportación significativa de conocimiento e impulso en esta tarea que todos tenemos delante de hacer visible y afrontable desde todas sus perspectivas el TDAH.

Carmelo Pérez García
Psicólogo Clínico

  Leer más
Compartir en:  
11
may
2014

Genética y TDAH. 5º Congreso Nacional TDAH (Barcelona) 16-18 mayo

Publicado por: Bru Cormand

pageHeaderTitleImage_es_ES

El próximo fin de semana se celebra el 5º Congreso Nacional de TDAH en Barcelona, organizado por TDAH Catalunya en coordinación con FEAADAH. Algunos profesionales, que van a participar con su experiencia, formación e investigaciones, nos han ofrecido un pequeño avance de lo que va a ser su aportación en el Congreso.

Es el caso, de Bru Cormand, que el domingo 18 participará en la mesa redonda sobre genética y TDAH (12:00 a 13:00):

“estaré junto con varios especialistas para debatir sobre las causas del TDAH. Hoy en día sabemos que la carga genética es muy importante, explicando más de un 75% del trastorno. Distintos factores ambientales, tales como el consumo de tabaco o de alcohol por la madre durante el embarazo, la adversidad psicosocial o el peso reducido al nacer, entre otros, podrían estar detrás del 25% restante. ¿Qué sabemos sobre la genética del TDAH? ¿Cómo nos puede ayudar la genética en el diagnóstico, la predicción de la evolución clínica o la respuesta a fármacos? Éstos son algunos de los temas que se debatirán.” Bru Cormand.

  Leer más
Compartir en: